Frutos secos

¿Por qué son tan indispensables para la dieta?

Sesamum

Los frutos secos son un alimento a introducir diariamente en nuestras comidas por su importante aporte nutricional. Se caracterizan por un alto valor energético, bajo contenido en grasa saturada y elevado en grasa insaturada (poliinsaturada y monoinsaturada). Éstas son grasas saludables (omega 3, ácidos grasos oleicos y linoleicos) que ayudan a reducir el colesterol malo y a incrementar el colesterol bueno. Son considerados alimentos cardioprotectores. Este alto contenido en grasas ha mitificado a los frutos secos como alimento que engorda pero su consumo moderado es

Además, los frutos secos aportan proteínas vegetales, antioxidantes (vitaminas E y C), vitaminas (del grupo B) y minerales (magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro). Cierto es que contienen antinutrientes como el ácido fítico que impide la absorción de parte de estos nutrientes beneficiosos. Por eso se recomienda el remojo en agua (“activación”) que facilita la liberación de los nutrientes para favorecer la absorción. Este remojo también facilita su digestión. 

Es tan sencillo como tenerlos en agua durante 8-12 horas, luego desechar el agua y enjuagar. Así ya pueden ser consumidos con todo su potencial nutricional y se pueden conservar en la nevera de 3 a 5 días. Otra opción es secarlos al sol o en deshidratadora para conservarlos durante meses

Comer frutos secos es un hábito muy saludable dado todos sus beneficios. Se recomienda un consumo diario de 30 gramos, lo que equivale a un puñado de frutos secos. Su consumo debe ser en crudo, sin tostar ni freír, para que mantengan todos sus efectos beneficiosos. Por supuesto sin sal ni azúcar ya que de ese modo tienen efectos negativos aumentando los niveles de sodio y azúcares en sangre. 

Picoteo de emergencia, salsas, pates, espolvoreados en guisos, dar consistencia en croquetas, hamburguesas

Amiga/o, hemos de revisar nuestras costumbres alimenticias y caminar hacia una alimentación consciente.

¿No te parece?