Un falso trigo apto para celíacos

El trigo sarraceno

Sesamum

Un falso trigo apto para celíacos

El trigo sarraceno

¿No conoces el trigo sarraceno? También es conocido como alforfón, es un pseudocereal porque no pertenece a las gramíneas sino a la familia de las polygonáceas. Es originario de Asia Central y tiene un sabor fuerte y ligeramente dulce. Su grano es ideal para el frío ya que calienta mucho el organismo (alimento muy energético), sobretodo los riñones. Por ello, es preferible consumirlo en otoño, invierno y primavera.

La mayor ventaja del trigo sarraceno o alforfón es que no contiene gluten, por tanto su harina es perfecta para la realización de panes, crepes, bollería…SIN GLUTEN apto para celiacos e intolerantes.

El valor nutricional del trigo sarraceno es considerablemente superior al de los cereales. Los hidratos de carbono son su componente principal en forma de almidón pero con un índice glucémico medio-bajo, que favorece un aumento lento y progresivo de los niveles de azúcar en sangre y por tanto ideal para diabéticos. 

También contiene proteína de alto valor biológico ya que tiene todos los aminoácidos esenciales, incluida la lisina. Es rico en minerales (manganeso, magnesio, cobre, fósforo) que se absorben bien por su bajo contenido en ácido fítico. 

También tiene más antioxidantes que otros cereales, a destacar la rutina (vitamina P) con acción antiinflamatoria muy importante para cuidar el sistema cardiovascular.

ELABORACIÓN:

Para cocinar el grano debe lavarse antes y cocer una parte de trigo sarraceno con dos de agua. 

Llevar a ebullición, tapar y dejar que se cocine a fuego lento durante 15-20 minutos. 

Hay que procurar que no se pase para que el grano no quede abierto. 

Se puede cocinar con cualquier tipo de verduras como en un guiso o arroz.

Es una excelente opción para reemplazar los cereales comunes y así aportar otro tipo de nutrientes a nuestro organismo. En una dieta saludable es recomendado su consumo moderado, ya que ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre y protege nuestro corazón.

Amiga/o, hemos de revisar nuestras costumbres alimenticias y caminar hacia una alimentación consciente.

¿No te parece?