¡Vamos a revitalizarnos!

Con brotes y germinados

Sesamum

¡Vamos a revitalizarnos!

Con brotes y germinados

Es aconsejable que una buena parte de nuestra dieta diaria se base en alimentos crudos. Todos pensamos en la típica ensalada así que mejor vamos a conocer y elaborar un potente alimento crudo lleno de gran valor nutricional, los germinados.

Los germinados contienen gran cantidad de enzimas, minerales, oligoelementos y vitaminas. Poseen un gran poder regenerativo y revitalizante para mantener y recuperar la salud depurando el organismo. Al germinar las semillas se convierten en un alimento fácilmente asimilable porque liberan todos los nutrientes. Una ración de germinados a diario nos provee de la máxima vitalidad.

¿Cómo hacerlo? Muy sencillo, necesitamos un bote de cristal de boca ancha, una tela de malla o gasa y una goma. Seleccionamos las semillas (brócoli, alfalfa, rúcula, rábano, giradol) o legumbres (soja, garbanzo, lentejas) que queremos germinar, siempre de cultivo biológico. Lo primero es poner las semillas cubiertas de agua una noche. Después se enjuagan y se escurren, se tapan con la malla o gasa y se pone la goma. Este paso es muy importante, ya que para germinar las semillas necesitan humedad pero no pueden tener demasiada agua. Otra cosa importante es la ventilación, por eso no hay que poner muchas semillas y ayuda que se queden adheridas a las paredes. El bote se coloca boca arriba en un sitio cálido y sin luz directa. El proceso de lavado y escurrido de las semillas se repite cada 12 horas. El tiempo de germinación depende de la variedad entre 2-6 días. Los germinados estarán listos para consumir cuando alcancen unos 2 cm.

Es muy fácil introducirlos en un plato ya que pueden formar parte de ensaladas, purés o en diversos platos cocinados, se recomienda añadirlos al final para que no pierdan sus propiedades.

¿Te animas a reinventar tus costumbres alimenticias y caminar hacia una alimentación consciente?